recomendar  contenido a un amigo

El saldo vivo de las hipotecas disminuye 100.000 millones en un año

La financiación para compra de viviendas y otros inmuebles se contraerá este año en más de 100.000 millones de euros, según estimó ayer la Asociación Hipotecaria Española (AHE). La cifra es casi equivalente a un 1% del PIB y supone una pérdida de balance superior a los 90.885 millones en los que engordó el negocio hipotecario en todo 2003.
Hasta octubre, el saldo vivo caía a un ritmo interanual del 9,86%, que la AHE augura que se precipitará hasta el 11% a fin de año, a pesar del incentivo de rebajas fiscales para quien compre vivienda en 2012. Casi duplicará la caída del 5,69% registrada en 2011, que fue un récord. Mengua porque se concederán apenas 70.000 millones en préstamos nuevos ‐en su cénit, en 2006, el volumen préstamo ascendió a 328.000 millones‐. Y, en paralelo, familias y empresas serán capaces de reducir su deuda en 160.000 millones con la amortización de los préstamos. Los clientes se desendeudan, pero también se ha secado el mercado. Un indicador ilustrativo de cómo flaqueó es que hasta octubre se habían formalizado 328.444 préstamos. Es decir, se firmaron un 18% menos de operaciones frente al mismo periodo de 2011 y por menos dinero, ya que el saldo total contratado resultó un 24% inferior. La AHE prevé que a finales de 2012 se llegará a unas 450.000 operaciones, cifra que supone un 70% menos que en 2006.  
La buena noticia es que el sector financiero confía en dejar atrás el proceso de desplome acelerado. La AHE identifica varios factores que “podrían favorecer la culminación del largo proceso de ajuste del mercado hipotecario e inmobiliario”. Uno de ellos es el precio de la vivienda. Estima que “podrá tocar suelo a finales de 2013” gracias a la puesta en marcha del banco malo (Sareb) y tras el ajuste acumulado ya del 25%, según los datos del Ministerio de Fomento. Pero el principal es que se habrá superado el punto más crítico del proceso de reestructuración y la banca debería poder fondear recursos con normalidad para prestar a medida que se restablezca la confianza de los inversores en sus balances.

cambio hipoteca

Fuente: El Economista


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar