recomendar  contenido a un amigo

A las familias les cuesta mucho reducir su deuda hipotecaria

Según datos del Banco de España, el total del crédito a empresas y hogares se elevó a finales de junio a más de 1,8 billones de euros, de los cuales la mitad fue para financiar actividades productivas. Las familias mantenían una deuda total de más de 804.257 millones, un 2% menos que en el mismo periodo de 2010. De esos créditos, el 77,7% (más de 625.000 millones) corresponde a préstamos para adquisición de vivienda, apenas un 0,8% menos que la que atesoraban un año antes. Se comenta que estos números indican que los hogares no han comenzado aún de manera mayoritaria el desapalancamiento que reclaman los mercados a España. De hecho, después de tres años de crisis, 2011 será el primer ejercicio que finalice con un saldo vivo de deuda hipotecaria de los hogares por compra de vivienda inferior al de un año anterior. Al cierre de 2010, la deuda de las familias por adquisición de casa ascendía a 632.449 millones, todavía un 1,2% superior a la registrada un año antes. Nada más comenzar 2011 la tendencia a la baja parece haberse consolidado definitivamente.
Esta tibia reducción de la deuda de las familias se explica por varios factores. El primero de ellos es la crisis. Después de tres años, son ya una mayoría los hogares donde han disminuido sus ingresos totales. Con esta tesitura es más complicado que en el pasado destinar una parte del ahorro a la amortización anticipada de la hipoteca. A una situación ya de por sí delicada de la economía doméstica se une que el euríbor retomó hace varios meses una senda alcista, solo truncada parcialmente en los últimos días con el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de rebaja de los tipos de interés oficiales. Pese a este recorte el euríbor se mantiene por encima del 2%. Otro de los factores clave que ya se deja sentir en el volumen de deuda hipotecaria es que apenas se registran transacciones inmobiliarias. Las últimas estadísticas apuntan una caída de las ventas del entorno del 40%, según sea la tipología de la vivienda. En principio, el desplome de las ventas se explica por sí solo por los datos macroeconómicos: actividad estancada y cinco millones de parados. Además, bancos y cajas han endurecido hasta tal extremo las condiciones para la concesión de hipotecas que hasta un 75% de las pocas ventas de casas que se llegan a formalizar se van al traste en una primera intentona por falta de financiación.

simulador hipoteca

Fuente: Cinco Días
 


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar