recomendar  contenido a un amigo

Se reduce la deuda de empresas y familias

La deuda en manos de familias y empresas se ha reducido en 148.776 millones de euros entre octubre de 2012 y octubre pasado, un importe notable cuando se compara con los 350.729 millones totales que han logrado rebajar desde que su volumen tocó máximos cinco años atrás. El endeudamiento ha corregido hasta retornar a cotas de inicios de 2007, previa al estallido de la crisis subprime, y comienza a apuntar una reversión de tendencia. El volumen de financiación en manos de los hogares repuntó un 0,52% en noviembre, hasta los 798.038 millones, favorecido por el tímido retorno de los créditos al consumo. Un avance que aún no se aprecia en el saldo global de préstamos, bonos y otros instrumentos financieros en favor de sociedades, cuyo importe suma 1,08 billones, según estadísticas del Banco de España. La corrección es muy superior en las empresas. Se las ingeniaron para minorar su carga un 8,77% en el último año y el 17,96% desde máximos, porcentajes que se limitan al 5,26% y 12,43%, respectivamente, en los hogares. La evolución no es arbitraria. Las compañías cuentan con mecanismos a su alcance como enajenaciones de activos, quitas en concurso de acreedores, liquidaciones o reestructuraciones, inaccesibles o de acceso más limitado para los ciudadanos particulares. Las familias necesitan tiempo porque la hipoteca, con largos plazos de vencimiento, agrupa el grueso de la factura.
En la década anterior a la crisis, entre final de 1996 y 2006, el endeudamiento de familias y empresas contabilizó un aumento cercano a cinco veces, favorecido por el dinero fácil, con unos tipos de interés cada vez más reducidos y la seducción del ladrillo, que parecía una inversión garantizada y con rentabilidades crecientes en el tiempo. Los hogares multiplicaron por 3,5 veces su deuda entre 1999 y 2007, y las empresas en 1,6 veces en los cinco ejercicios previos a la crisis. Hoy las viviendas y edificios, en garantía de los préstamos del boom inmobiliario, se han depreciado. El elevado y prolongado paro convierte la deuda en un riesgo latente de morosidad para la banca y de perder viviendas para los ciudadanos. La opción de vender el piso para acelerar el desendeudamiento o redimirlo, no parece factible por su gruesa pérdida de valor.
El apalancamiento excesivo es además una traba insalvable para acceder a nueva financiación de cara a las empresas, ante el miedo a un deterioro superior del balance por parte de las entidades financieras. Según el FMI, “tres cuartas partes de la deuda está en empresas que tienen un ratio de deuda sobre sus activos superior al 40%”, lo que les coloca en una posición delicada poder devolverla.

cambio hipoteca

Fuente: El Economista
 


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar