recomendar  contenido a un amigo

El saldo de crédito vivo sigue cayendo

El saldo de crédito vivo concedido por las entidades financieras al sector privado español cayó a plomo durante 2013 hasta situarse en mínimos de 2006. La reducción de casi 157.000 millones de euros de la financiación bancaria, que se situó en diciembre en 1,448 billones de euros, supuso una rebaja del saldo de préstamos vivos del 9,76% entre diciembre de 2012 y el cierre de 2013. Aunque la cifra es ligeramente inferior al 9,9% de retroceso registrado el año anterior, un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI) destaca que la de 2013 fue “la mayor caída anual de la serie histórica si no se tienen en cuenta los traspasos de crédito inmobiliario a Sareb en diciembre de 2012 y febrero de 2013”. De noviembre a noviembre, de hecho, la reducción del crédito vivo fue del 12,5%. Y desde AFI advierten que el crédito seguirá reduciéndose en 2014. Estima “una contracción del 2% anual”, lo que supondría una caída neta cercana a los 29.000 millones. Las previsiones de AFI indican que el cierre del año finalizaría con un saldo de crédito vivo rebajado a 1,419 billones. Bajar a este nivel supondría que la economía española ha perdido casi medio billón de financiación bancaria desde el pico de máxima concesión, los 1,869 billones de saldo vivo registrados a cierre de 2008.
Los analistas de AFI señalan que “con el objetivo de determinar los segmentos que liderarán la reactivación del crédito y el impacto que ello puede tener en la recuperación económica, lo relevante es el análisis de los registros de nuevas operaciones y amortizaciones y no tanto de la evolución del saldo vivo”, factor que achacan al “necesario proceso de desapalancamiento del sector privado”. En este sentido, el informe recoge que se produjo “una reducción considerable de los ritmos de amortización en 2013, salvo en crédito al consumo, tras la excepcional subida de las amortizaciones en 2012”. Un retroceso en las amortizaciones que ha sido especialmente destacable en las partidas de crédito para la compra de vivienda, del lado de los particulares. El saldo amortizado por esta vía no llegó a alcanzar los 50.000 millones durante 2013, cifra que sobrepasó con holgura en 2012. Otro tanto ocurre con el crédito empresarial amortizado durante el último año, que apenas superó los 500.000 millones cuando en 2012 la cifra rebasaba los 600.000 millones. A la vista de las cifras, la fuerte reducción del saldo de préstamos vivos durante el último ejercicio no parece directamente relacionada con la cancelación de los mismos por el abono de la deuda pendiente. AFI extrae estos datos de una muestra representativa de las entidades que operan en el país, si bien advierte de que la falta de información detallada por parte del Banco de España impide tener en cuenta “el impacto derivado del pase a fallidos o adjudicados y las posibles recuperaciones en la dinámica de amortizaciones”.
Aunque la proyección de AFI arroja una nueva contracción crediticia del 2% para 2014, sostiene que esta se producirá “con comportamientos divergentes por segmentos”, lo que posibilitará que aunque el saldo vivo de préstamos siga cayendo, algunos sectores puedan beneficiarse de nueva financiación. “Esperamos un cambio positivo de tendencia para el crédito a empresas no inmobiliarias, principalmente pymes, y un leve crecimiento en crédito al consumo”.

calculo hipoteca

Fuente:Cinco Días


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar