recomendar  contenido a un amigo

Un nuevo fenómeno: Vender caro y comprar barato

La mala coyuntura económica, las dificultades que persisten para acceder al crédito y, en opinión de algunos analistas, la creencia de que los precios aún tienen que reducirse de manera significativa están retrasando muchas decisiones de compra, lo que da lugar a la conocida como demanda de vivienda embalsada. Una parte importante de esos potenciales compradores busca adquirir un piso, pero para ello necesita vender el actual y, por ese motivo, se encuentran ante una misión prácticamente imposible: “Quiero vender caro y comprar barato”, admite sin rubor un anunciante de una casa en venta. “Se trata de un factor psicológico que influye más o menos en función de cuándo se compró la primera vivienda”, explica Manuel Gandarias, director del Gabinete de Estudios de Pisos.com. Para aquellas personas que adquirieron el piso que ahora desean vender después de 2005, la corrección de precios que acumulan los inmuebles, de casi el 40%, supone volver a los niveles de aquel año. “La presión que tienen a la hora de decidir por cuánto lo venden es mayor, ya que el beneficio que pueden obtener es mínimo. Sin embargo, para aquellos que compraron bastante antes de esa fecha, la presión es menor”, añade Gandarias. Ni que decir tiene que para todos los que ya compraron su casa justo antes de la crisis, lo normal es que la vendan por un precio sensiblemente inferior al que pagaron por ella.
En Fotocasa.es han estudiado incluso este fenómeno. Tal y como explica la responsable de Estudios de este portal, Beatriz Toribio, de los clientes que deciden poner a la venta su casa a través de su web, transcurrido cierto tiempo les preguntan y solo el 7% admite haber logrado vender el inmueble aplicando descuentos de al menos un 30%. Del más del 90% de anunciantes restante, todavía un 40% de los encuestados reconoce no estar dispuesto a rebajar su precio de salida y el 70% apenas reduce el valor de oferta menos del 25%. Esto demuestra, en opinión de esta experta, que todavía existen muchos ciudadanos que no son conscientes de cómo ha cambiado el mercado inmobiliario. “Con el alto desempleo que existe y los problemas para obtener financiación, todavía es muy caro para muchas familias adquirir una vivienda”
Lo cierto es que esa resistencia de algunos vendedores a adaptar sus precios a la nueva realidad frena en gran medida el ajuste que aún debe producirse en algunas zonas y que, pese a todo, continuará.

calculo hipoteca

Fuente: Cinco Días


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar