recomendar  contenido a un amigo

¿Quién compra viviendas en España?

Los atractivos precios del segmento de viviendas de alto nivel están haciendo que el mercado español haya vuelto al punto de mira de los inversores internacionales, tanto particulares como fondos. Pese a que hay dudas sobre si los precios seguirán bajando, “lo cierto es que se han desplomado, sobre todo en la costa, pero también en las ciudades. Como mínimo están a la mitad que antes y hay ejemplos de casas que en 2004 se compraron por 5 millones de euros y ahora se venden por 1,5 millones negociables. Ahora bien, en mi opinión los precios han tocado fondo”, afirma Enrique Portuondo, consejero delegado de Velázquez Real Estate, empresa especializada en el asesoramiento inmobiliario a fondos y particulares extranjeros.
Las inversiones en Cataluña también generan dudas, según los expertos, ya que muchos inversores se preguntan cómo acabará la consulta independentista promovida por la Generalitat, pero en contraposición hay otras ventajas que han animado las ventas. La más importante, además de los precios, es la concesión del permiso de residencia para los particulares que adquieran en España inmuebles por encima de los 500.000 euros, una norma que ha hecho aumentar las operaciones desde varios países. Por lo demás, el inversor extranjero que se fija en España pide sobre todo precio, ubicación y facilidades en la gestión. La zona, el precio o el objeto de la vivienda varían enormemente según nacionalidades.
Los latinoamericanos compran, pero no se instalan en el país, sino que usan la propiedad como base de operaciones para moverse por Europa. Sus zonas preferidas son Barcelona y Madrid y no buscan vivienda en urbanizaciones de lujo sino en los mejores barrios del centro de las ciudades. Los europeos ‐sobre todo alemanes, franceses, ingleses y de los países nórdicos‐ han vuelto a poner el foco en España. Este tipo de inversor busca una segunda residencia que se convierte en muchos casos en primera en el momento de su jubilación, pero casi nunca se gastan más de 300.000 euros. Los alemanes ponen el foco en Baleares; a los franceses les gusta el norte de España; los ingleses prefieren sobre todo la Costa del Sol; y los ciudadanos nórdicos se instalan en Alicante y Valencia. El mercado ruso existe y es muy potente. Se están instalando sobre todo en el entorno de Alicante y la Costa del Sol, así como en la Costa Brava. El precio no es un problema, ya que son los inversores que realizan las operaciones con las cifras más espectaculares. Los ciudadanos árabes, sobre todo de Emiratos Árabes Unidos, compran especialmente en Costa del Sol, aunque también en Madrid y Barcelona. En este caso, se trata sobre todo de empresarios o altos funcionarios que quieren que sus hijos, al abrigo de esa propiedad y del permiso de residencia, vengan a estudiar a Europa y puedan viajar junto con ellos. En cambio, los chinos no acaban de interesarse por España. “Han realizado alguna gran operación, pero lo normal es que vengan en grupos grandes, con una amplia selección de viviendas para ver y no acaben comprando”, dice Portuondo.

 

simulador hipotecas

Fuente: Expansión


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar