recomendar  contenido a un amigo

La morosidad inmobiliaria cae por primera vez en la crisis

La morosidad inmobiliaria ha dado el primer respiro a la banca desde que comenzara la crisis, hace más de siete años. En los seis primeros meses de 2014, la tasa de impagos de las compañías relacionadas con el ladrillo disminuyó tras haberse multiplicado por más de seis desde 2008. El ratio ha descendido hasta el 36,6%, casi medio punto porcentual con respecto al cierre del pasado ejercicio. La caída es poco significativa pero ha permitido a las entidades registrar una reducción de la morosidad en el conjunto de su cartera crediticia.
La banca espera que la tendencia a la baja continúe en los próximos trimestres y permita ver una caída de la tasa en términos interanuales, porque si se compara el dato con el del mes de junio de 2013, sube un 20,1%, derivado principalmente por el menor volumen de préstamos.
Las entidades comienzan a ver la luz al final de túnel, porque no sólo la tasa de modosidad empieza a caer, sino porque el volumen de crédito deteriorado al promotor también lo hace. En el primer semestre, los préstamos impagados de las compañías inmobiliarias descendieron casi un 9,5% (8.400 millones) y se situaron en 79.400 millones, cifra que está por debajo de la cosechada a cierre de 2011.
 


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar