recomendar  contenido a un amigo

Flexibilidad de las hipotecas

Algunas entidades bancarias ofrecen hipotecas cuyas condiciones (plazo, capital del préstamo, importe de las cuotas...) pueden variar a lo largo del tiempo según convenga al cliente. Así, por ejemplo, se le ofrece la posibilidad de que vuelva a poder utilizar el dinero ya devuelto, o de que alargue el plazo pendiente del préstamo reduciendo el importe de las cuotas, o de que retrase el pago de alguna cuota o pagar parte del principal al final. Tenga en cuenta que, por lo general, cuanto mayor es la flexibilidad del préstamo, más elevado suele ser su coste.

Últimamente se ofrecen por las entidades préstamos o créditos con garantía hipotecaria no destinados a adquirir una vivienda sino bienes de consumo. Como los préstamos hipotecarios suelen tener unos tipos de interés más bajos que los de los préstamos al consumo, la operación puede ser atractiva, pero hay que tener en cuenta no sólo los habituales mayores gastos que supone la formalización de un préstamo hipotecario respecto a los de uno personal, sino también que los plazos de los hipotecarios son mucho mayores que los personales, lo que supone que Ud. estaría pagando intereses durante más tiempo e incluso a veces con posterioridad a la vida útil del bien que ha financiado con este préstamo. Así, por ejemplo piense en la utilización de dinero del crédito para comprar un coche: normalmente seguiría pagando el préstamo dedicado a comprar el coche varios años después de haberse desprendido de él.


Fuente: Banco de España
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar