Noticias sobre Registradores de la propiedad

Descubre los mejores productos hipotecarios

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Con la crisis las casas se venden cada nueve años

La estadística presentada por los registradores revela cada cuánto tiempo cambia un ciudadano de casa. Los datos apuntan que en 2012 la media fue de casi 9 años, siendo las llamadas compras‐especulativas (aquellas relativas a viviendas con menos de dos años de posesión) las que menos peso tuvieron, con el 13,6% del total. Durante un tiempo se barajó la idea de gravar fiscalmente la compra de vivienda con afán meramente especulativo, pero finalmente Hacienda abandonó la idea, como lo hizo en su momento también con el recargo en el IBI a las casas vacías, ante la imposibilidad de discernir qué transacciones podían considerarse especulativas y qué era una vivienda desocupada. Sin embargo, en la actualidad, y con la información disponible en los registros de la propiedad, es posible conocer el periodo medio de posesión de las viviendas vendidas. Así, según las cifras publicadas, durante el año pasado el promedio alcanzó los 3.275 días, que representa ocho años y 355 días, manteniendo de ese modo la escalada alcista de los últimos tres años, los peores de la crisis económica. Fuentes del sector aseguran que las especiales circunstancias que está atravesando el mercado inmobiliario son las que explican este fenómeno. Por un lado, las dificultades que existen ahora para vender una casa están retrasando que la operación culmine y, por otro, en un mercado dominado por la caída de precios de los activos y la escasa financiación, parece obvio que la transmisión rápida de la vivienda a la espera de obtener fuertes plusvalías pierda peso. Todas estas cifras parecen confirmar que el demandante de casa no para utilizarla como residencia, sino como reserva de valor, como una alternativa más de inversión, prácticamente ha desaparecido.
Según la estadística de 2012, ese año solo el 13,64% de las transacciones correspondió a casas con menos de dos años de posesión, mientras el grueso, el 68,24%, permaneció en manos de sus propietarios más de cinco años. Antes de la crisis, en concreto en 2007 cuando los precios aún crecían en numerosos territorios a tasas de dos dígitos, ese porcentaje era de apenas el 43,70% y las adquisiciones que podían tener un componente más especulativo representaban el 22,5%, una de cada cinco casas. En cuanto a qué puede ocurrir a corto y medio plazo, los analistas vaticinan que ese periodo medio seguirá ampliándose. Al mismo tiempo, aquellos propietarios que decidan vender transcurridos solo uno o dos años desde que compraron serán cada vez menos y cuando lo hagan será por necesidad y no como inversión.

calcular hipoteca

Fuente:Cinco Días

Los Notarios solicitan que se modifique la forma de comunicarles las cláusulas abusivas

El Consejo General del Notariado reclaman una reforma legislativa que permita al colectivo “cumplir mejor con sus deberes de protección al consumidor, ya que es ante el notario cuando las partes contratan y asumen sus obligaciones”. Los notarios piden más información y sugieren que podrían hacer más. “El notario solo puede controlar, según establece la normativa vigente, que no existan cláusulas abusivas declaradas como tal por la ley o por una sentencia firme que deberá estar inscrita en el Registro de Condiciones Generales de la Contratación”, explica el colectivo en la nota.
El comunicado recoge la sugerencia velada, confirman fuentes del colectivo, de que sería positivo abrir un debate sobre el sistema para dilucidar si sería conveniente que el propio notario tuviera poder para detectar cláusulas abusivas y catalogarlas como tales. De momento, no obstante, los notarios califican de ineficaz el actual sistema de notificación de las cláusulas declaradas abusivas, basado en su publicación en el Registro de Condiciones Generales de Contratación, en el que los registradores de la propiedad son los encargados de reunirlas. “Su acceso y su funcionamiento generan error y confusión y la publicación de las sentencias se retrasa sin justificación”, por lo que el colectivo reclama una notificación automatizada y
telemática al Consejo General del Notariado de cada cláusula considerada abusiva por un juez.
 

Los intereses de demora, las costas y las comisiones bancarias doblan la deuda hipotecaria

Intereses de demora, costas y comisiones bancarias por el impago de mensualidades pueden duplicar la deuda hipotecaria una vez que el banco decide ejecutar el préstamo hipotecario por impago e iniciar el procedimiento de desahucio. Estos son tres de los principales problemas que Gobierno y PSOE tendrán que despejar en sus negociaciones si quieren acabar con el actual panorama de desahucios. El problema es que cuando se inicia el procedimiento, la Ley de Enjuiciamiento Civil permite que la entidad bancaria dé por vencida la totalidad del préstamo, aunque no se haya producido más que el impago de una sola de las cuotas. Esto quiere decir que el banco puede reclamar en ese momento todo lo adeudado por el capital e intereses ordinarios y, además, los intereses de demora, en este caso por la totalidad del préstamo. Esta situación ha venido siendo denunciada por los registradores de la propiedad durante los últimos años y por los jueces en los últimos meses, ya que en muchas ocasiones consideran que se roza la usura. Estos intereses suponen por término medio algo más del 20%, aunque en ocasiones los dígitos sobrepasan esas cifras, apoyándose en el vacío legal y en una jurisprudencia que en muchas ocasiones los ha considerado procedentes a la vista del incumplimiento del deudor. Con la exigencia del capital más los intereses legales hacen inviable cualquier solución y agravan alarmantemente la insolvencia del deudor de la que ya no va a poder salir.
La solución pasaría por limitar los tipos de los intereses de demora y la segunda limitar el importe y las cuotas que devengan intereses de demora, al menos a sólo la deuda existente en el momento de la ejecución por el juzgado. El problema de las costas judiciales es que en muchas ocasiones también se calculan sobre el total de la hipoteca y no sobre la cantidad adeudada en el proceso. Además, existe una amplia discusión sobre si deben acumularse o no los impagos reiterados, ya que unos jueces los tratan como un solo asunto mientras que otros los separan.

cambio hipoteca

Fuente: El Economista

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar