recomendar  contenido a un amigo

¿Para quién la bajada de precios es una mala noticia?

Quien busque ahora seguramente podrá encontrar una vivienda que le interese por cerca de la mitad de lo que hubiera pagado hace cinco años. Pero para el 79% de los españoles que son propietarios de una casa la caída del precio de los pisos no es una buena noticia y aún peor la previsión de que seguirán bajando durante meses. “Sólo se venden viviendas en las que los propietarios han bajado el precio de salida, de media, un 27%”, señalan en la inmobiliaria Fotocasa. Sin embargo, no todos los propietarios pueden asumir ese recorte y no pueden vender. El factor principal es la hipoteca: el 44% de los propietarios de vivienda están pagando aún al banco y la mayoría de los casos son pisos adquiridos en los años del boom, cuando la banca financiaba hasta el 110% del valor de compra, por lo que la deuda pendiente es mucho mayor que el precio actual. “Se compraron pisos sobrevalorados y cuando hay problemas económicos, alguien de la familia pierde el empleo o cuando la pareja se separa se encuentran que es imposible vender el piso”, destaca Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. “La refinanciación de la hipoteca que ofrece la banca logra aplazar el problema pero a costa de acabar pagando mucho más dinero”, asegura.
La imposibilidad de vender el piso afecta especialmente a algunos colectivos como los inmigrantes, que compraron masivamente a partir del 2004, pero hoy el 65% de las familias en proceso de desahucio asociadas a la Plataforma de Afectados ya son nacionales.  
Cuando no es posible vender, antes de llegar a no pagar al banco, muchas familias recurren a la fórmula del realquilado. Según el portal Idealista, en Barcelona el 5,2% de los pisos que alquilan una habitación corresponde a familias que buscan ayuda para pagar la hipoteca.
La caída del precio de los pisos, y aún más la imposibilidad de adivinar cuándo tocarán suelo, está hundiendo también la posibilidad de reunificar deudas. “Hoy el banco sólo acepta que la deuda llegue al 50% del valor actual del piso”, reconoce Pedro Javaloyes, director de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios. Los bancos exigen este amplio margen de seguridad ante posibles caídas futuras de precios, por lo que de hecho estas operaciones se están limitando a personas que compraron en los años 90 y tienen su piso ya en gran parte pagado.
Las rebajas y la incertidumbre han acabado también con un producto financiero como la hipoteca inversa, que permitía a la gente mayor obtener una renta vitalicia a cuenta del valor del piso, de forma que a su muerte la vivienda ‐que con el paso del tiempo solía revalorizarse‐  pasaba a manos del banco o era rescatada por los herederos pagando la hipoteca. La banca se encuentra hoy atrapada con varios miles de esas viviendas, ahora depreciadas, y desde el 2008 ha dejado de conceder nuevas hipotecas inversas.

cambio hipoteca

Fuente: La Vanguardia


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar