recomendar  contenido a un amigo

Los españoles supieran sus miedos a alquilar

El alquiler no ha parado de ganar inquilinos desde la explosión de la burbuja inmobiliaria y actualmente está presente en más del 20% del parque residencial. Tradicionalmente, el arrendamiento ha chocado con múltiples prejuicios y miedos de los que hoy comienza a desprenderse si se compara con la compra de vivienda con hipoteca.
La potencial demanda de viviendas en este régimen se ha ido despojando de prejuicios tales como alquilar es tirar el dinero, el casero puede echarme cuando quiera y no voy a encontrar una vivienda en arrendamiento que se adapte a mis necesidades.
Según David Caraballo, director comercial de Alquiler Seguro, con lo que se paga por un piso en propiedad se puede vivir tres vidas en alquiler. Según este experto con el alquiler se consigue mantener un nivel de vida adaptado a la economía de cada uno y se evita el lastre de una hipoteca, de cuyos beneficios sólo podrán disfrutar los hijos.
En cuanto al temor a que el casero invite a irse al inquilino unilateralmente, Caraballo piensa que esta circunstancia es cada día más improbable. Hoy en día gran parte del parque residencial destinado al arrendamiento tendrá esta función durante toda su vida útil, por lo que el miedo a que el arrendatario tenga que dejar la vivienda porque el propietario la necesite se ha diluido de manera importante, señala.
Otro de los recelos hacia el alquiler era la escasa oferta, que en muchas ocasiones hacía difícil encontrar inmuebles adaptados a las necesidades. Ahora, tanto particulares como promotores y profesionales han hallado en este régimen la mejor vía para explotar sus inmuebles. El incremento de este mercado hace posible dar con viviendas en arrendamiento que se adaptan a todas las necesidades y gustos
 


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar