recomendar  contenido a un amigo

Los bancos abogan por subastas tras el próximo saneamiento inmobiliario

La banca ve con buenos ojos el saneamiento adicional de los inmuebles en balance de las entidades financieras que quiere llevar a cabo el Gobierno. La intención es actualizar las tasaciones de estos activos y aplicarles una rebaja media del 20%, con el objetivo de acelerar la limpieza de los balances y la concentración del sector. Esta medida elevará la cobertura con provisiones de los adjudicados de la banca del 30% al 50%. Bancos y cajas señalaron ayer que esta iniciativa es solo un primer paso del saneamiento que necesita el sector. Las dos partes del sector financiero disienten, sin embargo, en cuáles deben ser los pasos posteriores.
Los bancos consultados abogan por realizar este ajuste de provisiones y cargarlo contra la cuenta de resultados. Para aquellas entidades que no puedan aguantar con sus propios recursos esta limpieza y su posterior recapitalización, son partidarios de prestarles ayuda con fondos públicos y, posteriormente, subastarlas en procesos competitivos. En el sector reclaman que estas subastas sean más transparentes que las realizadas hasta ahora. “Las ofertas que se estructuran en torno a un Esquema de Protección de Activos (EPA) son poco transparentes, debido a que no permiten saber cuál será el coste total de una crisis de una entidad”, comentan en una entidad. En el caso de CAM, el coste final para el Fondo de Garantía de Depósitos se conocerá dentro de diez años.
Los bancos se oponen, en principio, a la creación de un ‘banco malo’, idea a la que si son favorables la mayoría de las cajas, que prefieren denominarlo ‘banco de suelo’: entidad (pública o público-privada) donde pueden aparcar sus activos inmobiliarios tóxicos. Los bancos se oponen a esta idea si supone un ‘manguerazo’ de dinero público al conjunto del sector. Estiman que solo las entidades más débiles deben recibir fondos del Estado, con la exigencia de reestructurarse y fusionarse con otro banco. En principio, tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, coinciden en la necesidad de forzar primero el saneamiento privado de las entidades y subastarlas posteriormente con apoyo público. No obstante, fuentes cercanas al Ministerio de Economía sostienen que De Guindos sería partidario de crear un ‘banco malo’ si las necesidades de fondos son muy elevadas. Informes técnicos de este departamento cifran en 30.000 millones de euros el saneamiento que las entidades podrían hacer a través de fusiones privadas. En el sector se da por descontado que harán falta recursos públicos adicionales. Distintas fuentes del Ejecutivo apuestan por recurrir al Fondo de Rescate Europeo, que tiene la doble misión de prestar ayuda a países y a entidades con déficit de recapitalización.  

#cálculo-hipoteca#

Fuente:Expansión


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar