recomendar  contenido a un amigo

Cómo pagar la hipoteca

La morosidad hipotecaria general supera el 6%, mientras que la de familias por compra de vivienda no llega al 2,5%. Es lo último que se deja de pagar. A pesar de las dificultades para hacer frente a la cuota hipotecaria no todas las historias acaban mal. En el BBVA han pasado hasta 105.000 clientes en busca de una solución, 46.000 con hipotecas; en La Caixa 160.000 en tres años (hasta finales de septiembre) y en Santander 3.000 entre los pasados meses de agosto y noviembre.

Pasados tres años de las primeras refinanciaciones, las entidades más que nunca comparten el interés con el cliente para que este no deje de pagar y no siempre esperan a que el problema se plantee, sino que se anticipan cuando hay un historial de pago, según Rocío Pérez Miles, responsable de Banca Minorista de BBVA. Fernando Herrera, secretario general de la asociación de usuarios de banca Adicae, aconseja que el cliente hable con la entidad cuando prevea algún problema: “si se espera a no poder pagar, negociará desde una condición más desfavorable”. 

 
En el trabajo se destaca que las entidades redoblan las medidas para evitar el impago de hipotecas. Las medidas extraordinarias, que no publican las entidades, son ‘trajes a medida’ para deudores de buena fe pero con grandes dificultades. Van desde la dación en pago, hasta rebajar el tipo de interés más allá de lo que consta por escrito y dar créditos complementarios por cantidades ínfimas para reducir la cuota al máximo posible. Las entidades también agrupan diferentes préstamos bajo el paraguas de la hipoteca para conseguir una única cuota más ajustada y advierten sobre las comisiones de la refinanciación. Con un camino cada vez más duro para la banca y los hipotecados, Pérez Mires afirma que “es un error pensar que los interés de la entidad son opuestos a los del cliente. El banco quiere que logre pagar. Lo que más daño nos hace es adjudicarnos los inmuebles porque -aunque no es comparable con el drama de una familia que pierde su casa- tiene un coste de la cuenta resultados”.  


En opinión de Herrera, las reunificaciones deben ser la última solución, porque conllevan soluciones parciales, ya que una ampliación de cinco o diez años en la hipoteca supone una reducción limitada en la cuota mensual. “Tal como está la ejecución hipotecaria, habrá casos en que constituya un mal menor, pero hay que ir con mucho asesoramiento y sin precipitación ya que las comisiones son elevadas”. Afirma que “este tipo de empresas no va a resolver el problema de un millón de hipotecados en riesgo” y que se requieren medidas extraordinarias como los embargos hipotecarios planteados por Adicae y que algunos ayuntamientos han aprobado como moción para elevar al Gobierno. Se pide que durante tres años se pueda eximir transitoriamente de pago a determinados hipotecados.  

simulador hipoteca

Fuente: El País


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar