Noticias sobre Boom inmobiliario

Descubre los mejores productos hipotecarios

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 3 4 5 ir a siguiente páginair a última página
Es un buen momento para adquirir una vivienda en régimen de cooperativa

El régimen cooperativo mantiene sus ventajas como fórmula de acceso a una vivienda más barata porque se hace a precio de coste ‐más los gastos de gestión‐ y se ahorra en el beneficio del promotor. También permite un plan de pagos gradual tras una aportación inicial.
Una vez que la promoción tiene concedida la financiación, es difícil que acabe en estafa porque las entidades financieras atan muy corto a las cooperativas. La barra libre de crédito se cerró hace años. Pero si a una persona le interesa sumarse a un proyecto en cooperativa ya no es suficiente con dar una pequeña señal y pagar unas cómodas cuotas hasta que llegue el momento de firmar la hipoteca. Hoy hay que tener entre el 10% y el 30% del coste final del piso y desembolsar el dinero en los primeros meses de la obra.
En cuanto al porcentaje sobre el coste total que cobra la gestora ha pasado del 12% y 16% durante el pasado boom constructor, al 8% y 9%.
En cuanto al precio, la vivienda nueva en cooperativa puede no ser más barata en comparación a las usadas que la banca ha sacado al mercado. Sin embargo, en la fórmula cooperativa el futuro propietario, ‐como autopromotor‐ va definiendo cómo será su vivienda. Si se necesita una vivienda a dos o tres años vista, la cooperativa con una buena gestora es recomendable por la extraordinaria calidad y porque se puede personalizar la vivienda.
 

Publicado el: 11/10/2014 |
| En la categoría: Noticias sobre Hipotecas
Tras la crisis la banca solo tiene tres tasadoras

La existencia de una fuerte dependencia entre entidades financieras y sociedades de tasación, ya que muchas de estas se encontraban en manos de las primeras, llevó al Banco de España a tomar cartas en el asunto hace unos años. El hecho de que la filial de un banco fuera la responsable de valorar el precio del inmueble para el que la entidad concedía un crédito, durante los años del boom del ladrillo, o de tasar el valor que se descuenta de una deuda hipotecaria impagada, tras el estallido de la burbuja, ha supuesto un conflicto de intereses. La creciente presión del supervisor ha logrado reducir de una docena a tres el número de tasadoras en manos de la banca que, si antes acaparaban un 46,8% de la cuota de mercado, en la actualidad solo facturan un 4,9% del total. Son datos publicados en el último Boletín Económico del Banco de España, con los datos de cierre de 2013.
Actualmente son tres las tasadoras que siguen en manos de la banca: la Sociedad Integral de Valoraciones Automatizadas (Sivasa), que forma parte del área de riesgos de Banco Santander; Tasaciones Andaluzas, de Unicaja, y LKS Tasaciones, de Caja Laboral.
 

La concesión de hipotecas cierra el peor semestre de la crisis

A pesar del repunte del mes de junio la concesión de hipotecas ha cerrado su peor semestre de toda la crisis. En los seis primeros meses de este año, los bancos autorizaron 100.935 préstamos, lo que supone un 14% menos que en el mismo periodo de 2013. El dato, además de ser el más bajo de los últimos siete años representa un mínimo de la serie histórica, que arranca en 2003.
En la primera mitad del 2014 se concedieron el mismo número de hipotecas que en un solo mes de los años de boom. Aunque ni el sector ni la banca van a volver a la situación que desembocó en la burbuja inmobiliaria, la recuperación del crédito es el factor clave para dar salida al stock de vivienda que sigue sin venderse.
Lo ocurrido en la primera mitad del año es negativo pese al repunte de las hipotecas en el mes de junio. Durante ese mes, se firmaron un 19% más de créditos para comprar casa que en el mismo mes del año 2013, aunque los poco más de 17.000 préstamos concedidos en junio se mantienen entre los más bajos de la serie.
 

Publicado el: 01/09/2014 |
| En la categoría: Noticias sobre Hipotecas
Ahora las casas se compran para vivir

La información que remiten quienes compran una casa al Registro de la Propiedad es muy valiosa, sobre todo si con ella tal y como hace el Colegio de Registradores de la Propiedad desde el año 2004 se realiza una explotación estadística.
Durante el boom inmobiliario muchos se preguntaron cómo era posible que se vendieran tantos pisos. Se justificó ese elevado volumen de transacciones no solo en la bonanza económica y el crédito barato, sino en el hecho de que España es uno de los principales destinos turísticos del mundo. Esas tres circunstancias provocaron una de las espirales alcistas de precios inmobiliarios más importantes de la historia reciente y provocaron que España se convirtiera en uno de los países con mayor proporción de casas por hogar del mundo: 1,45.
Tales fueron las subidas de precios que muchos lo vieron como un negocio rápido y fácil.
Hubo años que ni la Bolsa pudo competir con las plusvalías que podían llegar a obtenerse con la venta de una casa. En ese momento se detectó que había propietarios que vendían los pisos incluso sin haberlos escriturado previamente: se transferían solo los derechos de compra que se suscribían en los contratos de arras o contratos privados.
Se estableció que el criterio a tener en cuenta para determinar cuándo una compraventa podía tener “cierto componente inversor” sería el tiempo medio de posesión de los propietarios de la casa cuando la vendieran. El Anuario de la estadística registral inmobiliaria elaborado por el Colegio de Registradores establece que mientras en 2007 más de la mitad de las viviendas vendidas, el 56,2%, lo hicieron en menos de cinco años desde su anterior adquisición, el año pasado esas operaciones ya solo representaron el 26,8% del total.
También se produjo un aumento del número de casas que permanecieron en manos de sus dueños más de 10 años, por lo que su componente mayoritario fue el uso residencial, se utilizaron en la mayor parte de los casos para vivir en ellas. Estas supusieron un 19,90% en 2007 y un 33,22% el año pasado. El estallido de la crisis y las mayores dificultades para vender las viviendas es lo que explica que haya ido aumentando progresivamente el tiempo medio de posesión de las casas desde los siete años y cuatro meses de 2007, hasta casi la década en 2013 (nueve años y 10 meses), un 34,09% más. Comprar para especular ya no es un negocio sin riesgo.

simulador hipoteca
 

Aumenta la riqueza de las familias gracias al mayor ahorro y a la menor deuda

Las familias han recuperado la riqueza con la que entraron en la crisis económica. La diferencia entre activos y pasivos ha vuelto a superar el billón de euros, como sucedió en 2006. Las claves que explican esta recuperación son la fuerte reducción de deuda y el ahorro. Los créditos, ligados fundamentalmente a la adquisición de vivienda, han caído en 111.000 millones en seis años.
Los hogares son los que mejor ejemplifican la montaña rusa de la crisis. En 2007 los primeros expertos advertían del riesgo de una crisis inmobiliaria, a la que luego se le uniría la crisis financiera provocada por la caída de Lehman Brothers pero las familias continuaron con su patrón de fuerte endeudamiento de los anteriores ejercicios, muy ligado al boom inmobiliario. Ese año, el pasivo sumó otros 93.000 millones de euros, de los que la mayoría estaban catalogados como préstamos a largo plazo tradicionalmente créditos hipotecarios para la adquisición de la vivienda. Al mismo tiempo, el buen momento de la Bolsa llevó a los hogares a depositar sus ahorros en acciones y otras participaciones hasta alcanzar los 818.000 millones, según la estadística del Banco de España. Un año después el dinero depositado en acciones cayó en 264.902 millones y el pasivo de las familias ascendió a 965.000 millones. La riqueza, medida como la diferencia entre activos y pasivos, se situó en 740.365 millones, el nivel más bajo desde el año 2000.

simulador hipotecas

Muchos hogares siguen siendo incapaces de comprar una vivienda

Para la mayoría de la clase media comprar una vivienda siendo una imposible. Los expertos coinciden en que la llamada accesibilidad a la vivienda puede medirse de dos formas. La primera consiste en relacionar el precio medio de la vivienda con los ingresos, entendiendo como tales la renta bruta disponible. El último dato publicado por el Banco de España correspondiente al cuarto trimestre del año 2013, indica que los hogares españoles necesitan de media 5,8 años de renta para poder comprar casa. Según el análisis de la serie histórica publicada por el supervisor, que se remonta a 1995, revela que el máximo fue de 7,6 y 7,7 años, casi 24 meses más de promedio; y se alcanzó en junio de 2007. Es decir, el esfuerzo que deben realizar las familias se está reduciendo, aunque no al ritmo que los expertos consideran deseable para poder volver cuanto antes al nivel considerado óptimo, aquel que se registraba antes del último boom inmobiliario. A finales de los 90, la media de esa ratio no llegaba a los cuatro años de renta (3,7). Esto quiere decir que bajar casi dos años la ratio ha costado seis ejercicios (de 2007 a 2013) y que ha sido casi en exclusiva gracias a la disminución del numerador, es decir, a la disminución del precio de los inmuebles. De hecho, los expertos aseguran que su reducción se está frenando en los dos últimos años porque en ese tiempo también se ha moderado el denominador, que es la renta bruta disponible, principalmente los salarios. Así, mientras de 2011 a 2012 la ratio disminuyó de 6,5 años a 6,0, en el último año apenas lo ha hecho hasta los mencionados 5,8 de finales de 2013, coincidiendo con la aceleración de la caída de los sueldos.
La segunda forma de medir la accesibilidad a la vivienda es calcular qué porcentaje de los ingresos mensuales de una familia deben ser destinados a financiar la compra de su casa. La última cifra publicada, de finales del año pasado, establece que los hogares destinan un promedio del 33,2% de su renta mensual al pago de su vivienda. Se trata de una cifra importante, ya que equivale al porcentaje que las entidades financieras creen que no se debería sobrepasar para poder garantizar que la familia podrá pagar su vivienda con cierta comodidad.

cambio hipoteca

 

Los pisos de playa están más asequibles que nunca

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha redibujado un mercado de la vivienda mucho más asequible. Sobre todo, a orillas del mar, donde se agolpan los carteles de Se vende en los bloques usados y en nuevas promociones gestadas en el boom. Esta desorbitada y variada oferta, entre la que hay una competencia férrea, ha puesto más a tiro que nunca la playa con la banca como gran vendedor.

Y es que mientras que el ajuste medio nacional de la vivienda desde 2008, según Fomento, asciende al 30,2%, la depreciación de las propiedades costeras ha sido notablemente superior. Principalmente, en el arco mediterráneo y en la Costa de la Luz (Huelva y Cádiz), donde las rebajas rozan el 40%. Tinsa estira la caída acumulada de los precios en la costa levantina hasta el 48,8%.

Estos gruesos descuentos han provocado que vuelvan a verse apartamentos a costes de hace décadas, tanto usados como nuevos. Unas tarifas que llegan a partir de la franja de los 30.000 euros, o incluso menos, en un producto, normalmente, a cierta distancia de la playa (entre 15 y 30 minutos). Al margen de estas gangas, predominan los inmuebles por 50.000, 60.000 y 70.000 euros, más próximos al mar. Hasta el segmento de lujo ofrece oportunidades por 300.000 o 400.000 euros en casas que cotizaron a un millón.

De este modo, el mercado de la costa este y sur sirve en bandeja una segunda residencia muy atractiva y accesible para todo tipo de demanda nacional y extranjera, que si paga al contado puede obtener aún mejores precios.

Otra historia es el norte (País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia), donde la burbuja no arreció con tanta intensidad al contar con una demanda más limitada por su mayor carencia de sol. Y, por lo tanto, el ajuste ha sido menor. "La oferta en esta costa no es alta y la demanda, que suele proceder de la zona, tiene poder adquisitivo", aclara Carlos Smerdou, consejero delegado de Foro Consultores. Sólo algunos enclaves en La Coruña y Cantabria, que sucumbieron al boom, exhiben chollos a la altura de los del Mediterráneo.

Al bajo coste, hay que añadir la inmensa oferta disponible, prácticamente, en todo el levante. Según el Pulsómetro Inmobiliario del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), el stock (obra nueva en venta) en las 22 provincias de costa asciende a 414.210 unidades, el 64,7% del total del país, siendo Castellón el núcleo de este excedente (114.219) y de las más jugosas rebajas (-38,4%).

calcular hipoteca

Fuente: El Mundo

Solo una de cada cinco viviendas del stock se vendió durante la recesión

Cuando estalló la burbuja inmobiliaria y se descubrió cuán grande era el volumen de viviendas nuevas sin vender ni alquilar, muchos expertos pronosticaron que la salida de la crisis dependería de la velocidad con la que se absorbiera ese abultado excedente que casi todas las estadísticas estimaron en torno a 700.000 casas. Casi cinco años después de que se alcanzara el nivel máximo del stock (en 2009), las cifras muestran que se ha reducido ese exceso de ladrillo de forma bastante suave. Se ha podido vender solo una de cada cinco casas de esa oferta, ya que según el último informe de la patronal de empresas fabricantes de productos de construcción Cepco, España ha pasado de contar con 688.044 viviendas nuevas en venta en
2009 a un total de 557.450 a finales del ejercicio pasado, un 18,9% menos.
Se plantea si es por esta razón por la que se ha prolongado más la recesión en España o es la crisis la que ha impedido que se vendieran más rápidamente los pisos sobrantes del boom. “Salvando las distancias, casi es como preguntarse qué fue primero, la gallina o el huevo”, se apunta. Y es que llegado este punto, conviene recordar que solo cuando los precios de los
pisos comenzaron a bajar de forma acelerada (a partir de 2011), se empezó a detectar una leve recuperación de las ventas. Es más, muchos analistas consideran que si la banca, ahora en gran medida propietaria de esas viviendas, hubiese aplicado antes fuertes rebajas a los pisos en cartera, quizás la reestructuración del sector hubiera sido menos dolorosa y el cierre del grifo del crédito se hubiese dejado sentir mucho menos. También hay quien dice que la situación de algunas entidades financieras era tan delicada que nada hubieran podido evitar poniendo a la venta su stock inmobiliario a precio de saldo tiempo atrás. Los más puristas son de la opinión de que no se han vendido más casas más rápidamente porque, sencillamente, no se han dado las circunstancias que antes de esta crisis habían impulsado al sector inmobiliario: buenas y estables perspectivas laborales y, sobre todo, crédito abundante y barato.
Sea como fuere, el último año de recesión, 2013, coincide con ser el ejercicio en el que se ha acelerado la disminución del stock. Así, mientras en 2010 se mantuvo prácticamente estancado, en 2011 se redujo en poco más de 6.000 casas, un 0,9%. En 2012, se contabilizaron 43.000 viviendas menos en el excedente, un recorte del 6,3%. Y, por fin, en 2013, se observa un ritmo de ventas algo más significativo, ya que el stock logró disminuir en un total de 80.605 casas, un 12,6% en términos relativos. En otras palabras, de las 130.594 casas del stock que se han vendido durante los años de la crisis, el 61% fueron adquiridas el año pasado, justo el último de la recesión cuando España abandonó las tasas de crecimiento negativas de su economía y los datos del mercado laboral frenaron su colosal deterioro.
Y en relación a cuánto tiempo tardará en drenarse el más de medio millón de pisos que todavía hoy componen el stock en venta o alquiler, nadie se atreve a aventurar los años que faltan para absorber toda la oferta, porque va a depender mucho de cómo evolucione la coyuntura macroeconómica (rentas y empleo) y de si se recupera o no la financiación. Pero lo cierto es que en algunas zonas muy concretas las cifras del stock comienzan a ser menos preocupantes.

simulador hipoteca

Fuente: Cinco Días

Gana puntos el alquiler como inversión

A juzgar por el ajetreo que se observa, se diría que estamos ante un nuevo boom inmobiliario: el de la compra de pisos para alquiler. Un fenómeno que se está viendo alentado por la subida de la rentabilidad del alquiler de vivienda y la sucesión de salidas a Bolsa de Socimis inmobiliarias, que invierten en activos para renta. Tras la salida al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), a finales de año, de Promorent y Entrecampos, el desfile lo inauguró este año Lar España Real Estate, que debutó en el mercado continuo el pasado 5 de marzo. Se espera el próximo aterrizaje de Hispania, promovida por Azora, y de una larga lista después. Este optimismo sobre el mercado de alquiler se debe, en primer lugar, a que los retornos del activo están creciendo. Un estudio de Idealista.com muestra que el ratio de rentabilidad de los pisos de alquiler, después de caer desde el 6,5% al 3,5% entre 1998 y el 2007, lleva cuatro años subiendo y está ahora cerca del 5%. Aun cuando, según Fernando Encinar, cofundador y director de estudios de Idealista.com, “los propietarios deben destinar entre medio y un punto de esta rentabilidad a pagar el IBI, basura, seguros o gastos de comunidad”, el resultado es inigualable. “Se trata de rentabilidades muy difíciles de encontrar en otros productos, lo que explica que muchos inversores extranjeros, y nacionales, estén entrando de lleno en el mercado de alquiler”, dice Beatriz Toribio, responsable de Estudios de Fotocasa.es.
La primera explicación para la subida de la rentabilidad es que el precio de los pisos en venta cayó mucho más que el de los alquileres. “Mientras que los pisos bajaron en torno al 40% durante la crisis”, explica Encinar, “los alquileres bajaron un 15% o un 20%”. Algunos creen que la tendencia seguirá dado que se espera que los precios de compra de la vivienda sigan descendiendo este año y el que viene mientras que los alquileres estarían ya tocando fondo. El mercado también se está animando porque cada vez hay más gente optando por el alquiler. “El porcentaje de familias que viven en alquiler pasó del 15% al 19% entre 2010 y 2012”, apunta Toribio. “En 2000 era solo del 9%”, añade Encinar. Esta evolución se debería a la crisis, los bajos salarios y la casi imposibilidad de lograr una hipoteca. Pero, algunos profesionales creen que hay algo más de fondo, como una especie de cambio sociológico. El responsable de una Socimi opina que los cambios en el mercado de trabajo están provocando que la gente, sobre todo los jóvenes, “busquen más flexibilidad, poder cambiar de vivienda sin tener que comprar y vender, de modo que están dispuestos a vivir alquilados durante un largo periodo”. Esto se trasluce en los estudios de Fotocasa.es. Mientras que en 2011, seis de cada diez encuestados decían que alquilar era tirar el dinero, en el último año solo cuatro de cada diez lo afirmaban.

simulador hipotecas

Fuente: El País

El sector inmobiliario busca la forma de acelerar su recuperación

Acabar con el stock acumulado durante la época del boom, recuperar la confianza de los compradores (nacionales e internacionales), mejorar el mercado del alquiler y poner en valor los suelos, a través de un mayor acceso a la financiación, son los principales desafíos a los que se enfrenta el sector inmobiliario. “No es posible que España salga de esta situación sin el inmobiliario y viceversa”, aseguraba Joan Ollé, presidente del Consejo de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (apis) de Cataluña y de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña, en el VII Encuentro Especializado sobre Gestión de Activos Inmobiliarios organizado por Unidad Editorial y patrocinado por la consultora CBRE. “La burbuja no ha sido solo inmobiliaria, ha sido también de administraciones públicas, de infraestructuras, de energías renovables, y todas han explotado simultáneamente”, señalaba en estas jornadas, Rafael González‐Cobos, presidente del grupo inmobiliario Ferrocarril.
Tras la avalancha de adjudicaciones de viviendas, procedentes de impagos de hipotecas a particulares y de canjes de deuda por activos con promotores, las entidades financieras, incluida la Sareb, han puesto en marcha diferentes iniciativas para pasar a gestionar estos inmuebles. Es el caso de Banco Sabadell. “En 2009, creamos la inmobiliaria Solvia, retomando el negocio que tenía el banco cuando era dueño de Landscape. En 2012, cuando el portfolio empieza a crecer nos dimos cuenta de la necesidad de centrarnos en la comercialización”, comenta José Antonio Alarcón, director de Análisis de Inversiones de Sabadell. Cree que tras la puesta en marcha de las plataformas la situación del mercado ha mejorado sustancialmente y comienza una nueva etapa. “No es un sector en ruinas, sino un sector en regeneración. Desde verano, vuelve a ver gente, el clásico inversor que compra varias viviendas en el mismo barrio, esto permitirá reducir el stock e iniciar una etapa de promoción. El stock se está reduciendo, sobre todo en Madrid y en costa”, señala. “El mensaje de las inmobiliarias de los bancos ha cambiado: antes era solo descuentos, ahora es que las oportunidades pasan”, agrega el directivo de Sabadell.

calculo hipoteca

Fuente: Expansión
 

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 3 4 5 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar